La EMA publicó el pasado martes 28 de enero las recomendaciones definitivas para el uso de antimicrobianos en veterinaria en la UE, una actualización de las recomendaciones publicadas en 2014.

La nueva recomendación comprende 4 categorías:

  • Categoría A (“Evitar”): incluye los antimicrobianos cuyo uso no está actualmente autorizado en veterinaria en la UE. Su uso está prohibido en animales productores de alimentos y solo permitido en animales de compañía para tratamientos individuales bajo circunstancias excepcionales.
  • Categoría B (“Restringir): incluye quinolonas, cefalosporinas de 3ª y 4ª generación y polimixinas. Su uso debe ser restringido debido a su importancia crítica en medicina humana.
  • Categoría C (“Precaución”): categoría intermedia que incluye clases de antimicrobianos para los cuales existen alternativas en medicina humana, pero pocas alternativas en veterinaria para determinadas indicaciones.
  • Categoría D (“Prudencia”): antibióticos de primera intención, siempre bajo la perspectiva del uso prudente.